NOS ARREBATAN NUESTRAS COSTUMBRES Y BIENES CULTURALES

Lo que está sucediendo en San Pelayo, Córdoba, debe ser motivo de investigación y seguimiento por parte del Ministerio de Cultura y representantes de la UNESCO.
Sucede que desde hace unos meses, la Alcaldía de San Pelayo, viene adelantando cambios que afectan y modifican el desarrollo del Festival Nacional del Porro en San Pelayo, evento cultural que tiene 39 años de vida.
Primero fue la compra de un terreno para construir el nuevo complejo cultural de proporciones ambiciosas, con un presupuesto de más de trece mil millones de pesos. En su momento en San Pelayo se armaron voces de protesta, se creó un grupo OBRA SI, SITIO NO, se hicieron reuniones, marchas, pero esto finalmente no importó y se continuó con el cambio de sitio a las afueras del corregimiento de Pelayito, donde se carece de vías de acceso seguras y que afecta en todo sentido el desfile tradicional del Las Aguadoras.
Este lote donde actualmente se construye el complejo Cultural es bastante cenagoso, ubicado en toda la troncal del caribe, pero ubicado del lado opuesto al casco urbano de San Pelayo, lo que representa unos riesgos inimaginables en materia de seguridad vial, el desplazamiento hasta esa zona, sin iluminación, carente de agua potable y servicios básicos como alcantarillado dejan un manto de dudas e incertidumbres en todo el pueblo pelayero.

Lo que sucede es que de manera dictatorial la Alcaldía consigue unas cuantas firmas y dice que socializó el proyecto y continua adelante con la obra negando las tradiciones y la aceptación de todo un pueblo para estas modificaciones que deben ser concertadas con la ciudadanía,

De ninguna manera estamos expresando desacuerdos con el desarrollo en nuestro municipio, o desacuerdos en torno al progreso, al avance y beneficio de unas obras que impactarían positivamente para el Festival del Porro en San Pelayo.
Pero si es importante, que proyectos de tal ambición y costos se socialicen con las fundaciones, con los músicos, con las agrupaciones dancisticas, con los gestores culturales.
Ya el proyecto va en camino, ya las obras van a media marcha.
Esperamos que se busque entre todos el mejor camino para desarrollar todas las actividades culturales que tradicionalmente se dan en el marco del Festival Nacional del Porro y que además de ello, propenda en beneficio de los músicos que son el alma de tan magno evento.

No nos cansaremos de estar muy atentos y pendientes de cada paso que se de en estos contratos: Restauración de La Casa del Porro y Construcción del Complejo Cultural en San Pelayo.

CONTACTANOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *