PITO SOLO, EL OLVIDADO MAESTRO DEL CLARINETE

POR: FRANCIA ELENA PRETELT  

En el 2008 llegue a mi pueblo para la fecha del Festival y lo primero que pregunte fue: ¿han visto a Pito Solo?
Nadie me daba razón de el.
Entonces alguien me dijo, pregúntale a William Fortich, seguramente el te puede decir donde encontrarlo. 
Pero tampoco el Profesor William sabia donde estaba Pito Solo, es mas, para el, era un misterio que Pito Solo en plenos dias previos al Festival del Porro no se encontrara deambulando con su clarinete por las calles de San Pelayo.
Sin embargo, me conto como este hombre que en realidad se llama Elio Francisco Ramos, habia llevado la musica mas alla de las fronteras colombianas con Delia Zapata Olivella, pisando estrados en Rusia, Europa, Asia y America Latina, pero como hoy dia, era un olvidado musico, de los tantos que aun viven en las tierras colombianas.
Elio Francisco Ramos"Pito Solo"



Un poco frustrada por no saber donde conseguir a Pito Solo, (a quien le realizariamos un grupo de Jovenes un reconocimiento como el Musico que dejo huella en los recuerdos de los habitantes de Pelayo, Carrillo, La Madera y Pelayito) me disponia a "tirar la toalla", cuando el Profesor William me dijo:"Quien te puede ayudar a encontrar a Pito Solo, es en la casa de Josefina Ramirez, alla lo aprecian mucho y el siempre llega ahi."

De inmediato me fui para donde la Señora Josefina. Llegue a su casa, muy agradable por cierto. Al ver que no contestaban mi llamado por la puerta principal, vi que la puerta del patio estaba abierta mostrando la amplia gama de flores en su jardin. Vegonias, veraneras y helechos daban una mayor frescura a su casa.

" Buenas..." salude, como es costumbre en la tierra mia.

Un silencio infinito fue la respuesta.

 " ...Bueeeeeenaaaas...", dije mas fuerte.  
Y yo, de atrevida, ya dentro de la casa...

Fue asi, que salio de la parte interior de la casa, la Señora Josefina Ramirez, con toda la pulcritud y elegancia que la caracterizan a ella.

Alli le expuse mi inquietud y despues de preguntarse entre sus familiares y conjeturar donde se podia encontrar Pito Solo, me dieron los datos por resenas mas que por direccion: "pregunta en Lorica, en el Barrio Tal, por fulanito, alli seguro te dicen donde es la casa".

Sin mas indicaciones, me fui con Cristina Isabel y Rosalia, ( las que me secundan en todas estas cosas) para Santa Cruz de Lorica, un hermoso municipio cordobes, a orillas del Rio Sinu y que esta a 30 minutos de San Pelayo.

Lo primero que hice en Lorica, despues que cruce el puente, fue parar en una estacion de gasolina y mas por obra de Dios, que por otra cosa, el ayudante de la gasolineria en menos de dos minutos me dijo exactamente donde quedaba la casa en la que se encontraba Pito Solo y que ademas, el creia que estaba muy enfermo; me dijo: "yo creo que se esta muriendo".

Cuando llegamos las tres jovenes mujeres en busca del Sr. Elio Francisco, la familia se sorprendio. Hacia ya mucho tiempo que nadie lo hacia.
Nos contaron sus penas y como tantos periodistas habian pasado para hacerle reportajes, como habia llegado tantas personalidades a tomarse fotos con la leyenda de Pito Solo, pero que ahora que estaba deprimido y enfermo, nadie habia venido a visitarlo.
Pito Solo se estaba muriendo, pero de trsiteza, Pito Solo se estaba muriendo por la indiferencia a sus sotas hechas lamento en un clarinete.
Pito Solo, no se queria levantar de su cama, ni siquiera a ver los programas que por Telecaribe estaban pasando sobre el Festival.

Nosotras le contamos entonces lo que queriamos hacerle: Un sencillo homenaje, en el parque central de Pelayo, con una Banda, decirle unas palabras y entregarle una donacion de lo que habiamos recolectado vendiendo unas camisetas alusivas al festival. Pero sobre todo, decirle, que la juventud no se habia olvidado de el, decirle que la juventud extrañaba ese sonido  melancolico de su clarinete en las mañanas o en la quietud de la tarde. Decirle, que lo queriamos alegre, que lo queriamos vivo.

Y asi fue, como por arte del poder universal, Elio Francisco Ramos "Pito Solo", se levanto, se baño, se puso su camisa roja y su gorra y nos lo llevamos pa' Pelayo.
Su rostro era otro, su sonrisa lo decia todo.

Desde ese dia, hemos vuelto a ver a Pito Solo, ya no con un clarinete, sino con una caña a la cual le saca igual sonidos melodiosos. Lo vimos en el 2009 y ahora solo espero, en esta version volvermelo a encontrar con su camisa roja porque Festival sin Pito Solo por sus calles no tiene el mismo sabor.


Aqui les dejo el enlace del video donde estamos homenajeandole:


http://www.facebook.com/?ref=home#!/video/video.php?v=18735167420&oid=10786478973



CONTACTANOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *