El Porro Palitiao o Pelayero



PORRO PALITIAO
Consta de 5 Partes específicas:
1. Introducción.2. Dialogo entre trompetas y Bombardinos.3. Nexo Preparatorio.4. Bozá o Gustadera. 5. Nuevamente Introducción para finalizar el Porro.

El porro Palitiao o pelayero, se inicia con ocho compases de danza que los viejos pelayeros llaman introducción, melódica y rítmicamente esta parte se parece mucho a un danzón (se dice que el primer director de banda en el Sinú fue un cubano).
En esta introducción todos los instrumentos entran a sonar, unos para llevar la parte melódica y otros para armonizar y llevar el ritmo. Después de estos ocho compases surge lo que llamamos contrapunteo o diálogo musical entre los instrumentos de voces agudas y graves, las trompetas preguntan y los bombardinos y trombones responden, con el nexo preparatorio este diálogo se interrumpe con la presencia de los clarinetes quienes hacen su intervención con la bozá o Gustadera, aquí los clarinetes son dominantes, ofrecen un recital, mientras los bombardinos armonizan improvisando acordes sin salirse del tema.
Bozá significa bozal, lazo que amarra. Es en esta parte donde el porro pelayero se decanta totalmente. Dicen los pelayeros: "Se amarra el ritmo”. Precisamente en esta parte el bombero deja de golpear el parche de su instrumento para repiquetear en uno de los laterales, o en la tablita que esta encima del bombo, ese golpecito se llama paliteo, de ahí el nombre de Porro Palitiao. El redoblante y los platillos, en este instante llevan el compás como tratando de copiar onomatopéyicamente brisas, roces de hojas secas. Al finalizar esta parte se llega nuevamente a la Introducción y se repite la obra. Esta modalidad de porro termina con la misma danza inicial.
Es Trietnico, Los estudiosos del porro han señalado en esta estructura una síntesis cultural de nuestra nacionalidad. La primera parte, o sea el danzón introductorio, se asemeja a la música Europea que bailaban las clases altas. Este danzón no lo baila el pueblo y, mientras suena, los bailarines alistan sus velas.
La segunda parte responde a las exigencias del bombo o tambora, instrumento que impone el ritmo Africano, que lo influye y lo domina.
En la tercera parte, cuando los clarinetes dan su recital, nos recuerda el añorante canto de las gaitas Indígenas. Este ritmo es instrumental por lo tanto no incluye letra.
Entre los porros Palitiao podemos mencionar a modo de ejemplo: María Varilla, el Binde, Soy Pelayero, el pájaro.
El hombre costeño lleva esta música en el rincón más alegre del alma. Cuando baila al ritmo de un porro, se extasía y no sabe de nada más. Y cuando de súbito escucha en cualquier parte un porro, lanza el grito sinuano del guapirreo.
Este guapipi, acompañado de nojodas, es también la exclamación de los danzantes cuando están más animados en el fandango. Los músicos ponen todo su empeño, y las bandas compiten entre sí para atraer a su alrededor el mayor número de bailarines.

CONTACTANOS

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *