Solo Porros

29 de mar. de 2015

Abierta Convocatoria para Afiche de nuestra Pagina Cultural

Desde el mes de Marzo, hasta  el 30 de abril de 2015 se encuentra abierta la convocatoria para diseñar el afiche de la pagina cultural Vive Nuestro Porro.

Los diseños deben ser alusivos al porro y su festival, en su versión 39.

Tendremos una selección de la mejor propuesta, cuyo diseñador se le realizará un reconocimiento en el marco del Festival y se utilizará su diseño en la estampación de camisetas con motivo del 39 Festival Nacional del Porro, del cual tendrá su participación económica el ganador.


Envía tu diseño al correo: administrador@vivefestivaldelporro.com o publicalo en nuestra pagina de facebook QUE VIVA EL FESTIVAL NACIONAL DEL PORRO EN SAN PELAYO.

Es importante que los diseños no sean plagios de otros festivales.
Buscamos la originalidad ante todo.

19 de mar. de 2015

HAGAMOS MEMORIA: SAN PELAYO EN FOTOGRAFIAS


Por Francia Elena Pretelt


La página web cultural Vive El Festival del Porro, el Grupo Cultura y Folclor, invitan a todo el colectivo, para  compartir sus fotografías antiguas, con el fin de crear la Exposición "HAGAMOS MEMORIA: SAN PELAYO EN FOTOGRAFIAS", que pretende recrear la vida de San Pelayo, sus calles, sus personajes, los eventos culturales de épocas atrás, las casas tradicionales del Sinú, la pesca y agricultura, el porro como forma de vida.

Por ello se invita a toda la comunidad que quiera participar, que envien desde ya sus datos al correo: administrador@vivefestivaldelporro.com y su material fotografico. Del cual se protejeran los derechos de autor. Y se seleccionarán las muestras entre un grupo de fotografos e investigadores culturales para que sean expuestas en galería durante el Festival Nacional del Porro de 2015.

También estamos invitando a la empresa privada que se una a esta causa que busca que las nuevas generaciones se reconozcan en ese otrora San Pelayo y que todo visitante o turista que nos visite en esas fechas, pueda entender un poco más el escenario desde donde se gestó uno de los festivales más tradicionales de Colombia y el contexto desde dónde nació el porro palitiao. 



9 de mar. de 2015

NOS ARREBATAN NUESTRAS COSTUMBRES Y BIENES CULTURALES

Lo que está sucediendo en San Pelayo, Córdoba, debe ser motivo de investigación y seguimiento por parte del Ministerio de Cultura y representantes de la UNESCO.
Sucede que desde hace unos meses, la Alcaldía de San Pelayo, viene adelantando cambios que afectan y modifican el desarrollo del Festival Nacional del Porro en San Pelayo, evento cultural que tiene 39 años de vida.
Primero fue la compra de un terreno para construir el nuevo complejo cultural de proporciones ambiciosas, con un presupuesto de más de trece mil millones de pesos. En su momento en San Pelayo se armaron voces de protesta, se creó un grupo OBRA SI, SITIO NO, se hicieron reuniones, marchas, pero esto finalmente no importó y se continuó con el cambio de sitio a las afueras del corregimiento de Pelayito, donde se carece de vías de acceso seguras y que afecta en todo sentido el desfile tradicional del Las Aguadoras.
Este lote donde actualmente se construye el complejo Cultural es bastante cenagoso, ubicado en toda la troncal del caribe, pero ubicado del lado opuesto al casco urbano de San Pelayo, lo que representa unos riesgos inimaginables en materia de seguridad vial, el desplazamiento hasta esa zona, sin iluminación, carente de agua potable y servicios básicos como alcantarillado dejan un manto de dudas e incertidumbres en todo el pueblo pelayero.

Lo que sucede es que de manera dictatorial la Alcaldía consigue unas cuantas firmas y dice que socializó el proyecto y continua adelante con la obra negando las tradiciones y la aceptación de todo un pueblo para estas modificaciones que deben ser concertadas con la ciudadanía,

De ninguna manera estamos expresando desacuerdos con el desarrollo en nuestro municipio, o desacuerdos en torno al progreso, al avance y beneficio de unas obras que impactarían positivamente para el Festival del Porro en San Pelayo.
Pero si es importante, que proyectos de tal ambición y costos se socialicen con las fundaciones, con los músicos, con las agrupaciones dancisticas, con los gestores culturales.
Ya el proyecto va en camino, ya las obras van a media marcha.
Esperamos que se busque entre todos el mejor camino para desarrollar todas las actividades culturales que tradicionalmente se dan en el marco del Festival Nacional del Porro y que además de ello, propenda en beneficio de los músicos que son el alma de tan magno evento.

No nos cansaremos de estar muy atentos y pendientes de cada paso que se de en estos contratos: Restauración de La Casa del Porro y Construcción del Complejo Cultural en San Pelayo.

1 de feb. de 2015

23 de nov. de 2014

NACIMOS EN EL SINU

Por: Francia Elena Pretelt




Nací en las tierras fértiles que abrazan el Sinú.
Puedo decir que disfruté de la bonanza del bocachico sinuano (apetecido pez de agua dulce para quienes me leen y no conocen el término), esa época en que casi que regalaban las sartas de pescado.


Y no había cosa mejor en el mundo que desayunar pescado en viuda o frito sobre una hoja de bijao o de plátano, con yuca harinosa cocida y limonada. Este ritual de la familia reunida para arremeter tremendo banquete es uno de los recuerdos de mi niñez que más marcan mi memoria. 

En enero, cuando el verano arreciaba, el plan era pasear en la playa del río por los lados de La Majagua.

Recuerdo que se hacían partidos de fútbol en el día y fogatas por la noche. El río lo mirábamos con respeto, pero nunca con temor a sus aguas y  eran por esas fechas en la que más muertos se tragaba el Sinú.




Cuando no existía el gran puente en San Pelayo,que une las dos margenes del río, Carrillo era paso obligado para todo aquél que quisiese llegar a La Madera, Bongamella, Las Mohosas, El Abanico, Bejuco, etc.
Antes de llegar al planchón, en la calle principal, se encontraba la tienda de "La Cachaca". Allí, forasteros y habitantes propios del pueblo, esperaban el transporte que los llevara hasta esas veredas y aprovechaban para surtirse.

El planchón operaba desde muy madrugada la mañana. Cuando mi mamá me llevaba a visitar a mis abuelos, este era el paso obligado y uno de los momentos más atesorados era cruzar el río por lo misterioso y a su vez mágico. Esa lentitud conque las aguas van siendo heridas por el paso de la madera del planchón, acompañado de los melódicos ruidos propios de la naturaleza, el olor a ganado y a finca...

Fotografía por: Martha Ligia Pretelt



En esos viajes, era común encontrarse a un personaje de mi tierra, el famoso  "Pirijo" con su bicicleta y vendiendo "chances". Siempre muy diligente ofrecía a todos los viajeros de ese recorrido la posibilidad de ganarse unos pesos, probando suerte con algunos números de las loterías.

Al cruzar de la margen derecha a la margen izquierda del rio Sinú, empezábamos un camino que si era en época de lluvias no había San Gregorio y San Pancracio bendito que mi mamá no mencionara, pues el jeep o willys en que viajábamos empezaba a patinar en el lodazal, con pasajeros y de ñapa las ene cajas, bultos, maletas que encima llevaba.

Pero todo esto eran las peripecias que sucedían en nuestro cotidiano vivir. Sí, esas mismas peripecias, como que una vaca o perro te perseguía en medio de la finca, cuando cruzábamos de la casa de mis abuelos a la finca de mis tios.



Esos son momentos que se almacenan en el corazón de quien vive en las tierras del Sinú.

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes